Haciendo historia

By María Estela Ruiz Paz


26 Marzo 2011 Hacer historia, no es lo mismo que recordar la historia. Hacer historia, es sumergirse en ella y desde allí, recorrerla, vivirla, sentir el paso que se da, como algo que se aporta con incidencia cierta.

Cuando recuperamos la Asociación de Traductores e Intérpretes de Tucumán y el NOA, sabíamos que una Asociación era insuficiente. Sabíamos que queríamos crecer, proyectarnos, sumar valor a nuestra profesión y para eso, era necesario poner todo el esfuerzo en la concreción de un Colegio Profesional.

El mismo día en que en la Biblioteca del ANGLO, formalmente comenzamos con la Asociación recuperada, anunciamos la creación del Colegio de Traductores de Tucumán.

Parecía un sueño gigante, una locura, un delirio imposible de lograr. Algunos se reían, otros celebraban la ocurrencia, otros, un poco más serios, se preguntaban: "¿porqué no?

Y con los que se preguntaban, empezamos a andar la historia…y con otros también.

Hacia fines del 2007, quien escribe estas líneas, se preguntó: ¿será muy difícil hacer una ley? (porque nos decían que necesitábamos una ley). Entonces, hablé con uno y con otro, supe de las partes de una ley, tomé las leyes existentes y así escribí el primer proyecto de ley. Lo escribí con un montón de errores, por supuesto, pero fue el puntapié inicial.

Me ayudaron a corregirlo algunos abogados amigos y una vez que estuvo listo, fui a la Legislatura y se lo entreguè en mano al legislador Reinaldo Jimènez (ya había comenzado el 2008).

Después de un tiempo, me llamó José Farhat (Asesor del legislador) y empezamos a trabajar en la corrección minuciosa de la ley: los alcances, los títulos habilitantes, las incumbencias, el tipo de matrícula – si obligatoria o no – en fin…trabajo arduo pero altamente grato, que duró casi un par de años y con el que se logró "el mejor proyecto de ley de la Argentina", como digo yo.

Convoqué entonces a todos: a los que se preguntaban, a los que se reían, a los que celebraban la ocurrencia y los invité a entrar en la historia…en la historia de nuestra amada profesión.

26 Marzo 2011 El 20 de Agosto de 2010, la Legislatura sancionó la ley y el 17 de Noviembre, al ser promulgada, tuvimos el número…el 8366.

Sólo habían pasado 4 años y la ley estaba allí. Se podía leer el encabezamiento, que aún hoy me conmueve y dice. LA HONORABLE LEGISLATURA DE TUCUMAN, SANCIONA CON FUERZA DE LEY – Colegio de Traductores de Tucumán – Ley Nro. 8366.

Fue la motivación que necesitábamos: hablamos con Horacio Dal Dosso para que viniera a darnos una capacitación fuerte, convocamos a la matrícula provisoria, organizamos el Seminario y nos fuimos a Catamarca, a informarnos en la Universidad de allá.

Hoy, que Horacio está con nosotros, que el Seminario es lo que está siendo y que tenemos una inscripción a la pre matrícula de 130 Traductores, sumamos a la historia que empezó allá por el 2006, el SÍ que nos dio la Universidad Nacional de Catamarca, para articular la Carrera de Traductor Público Nacional en Inglés, con los egresados de todos los IES de Tucumán.

Les pido a todos los Traductores, que se sientan orgullosos de serlo y que estén seguros que el Colegio, va a estar siempre abierto a todos, para acompañarlos a caminar la historia y para compartir los logros que de ella devengan. Un abrazo

María Estela Ruiz Paz

Quiero decir también, que no hubiera sido posible avanzar con el Colegio, sin la ayuda del Dr. José Farhat y de los integrantes de la Comisión Pro Colegio. Ellos son: Marcela Kobe, María Teresa Medina, Susana Matienzo, Lucas Contreras, Miguel Villagra, Laura Boué, Silvia Scanavino, Analía Alvarez, Myrian Álvarez, Luis Arroyo, Mariana Ríos, Florencia Ponce, Yabra Asfoura, Griselda Álvarez y Graciela Eraña de Babot. A todos ellos, ¡MUCHAS GRACIAS!




Mas fotos....